Aspectos importantes del Liderazgo

Cada uno de nosotros, seleccionados por Dios para llevar a los perdidos a la salvación, necesita igualmente dar el ejemplo en todas las circunstancias. Si anhelamos que uno altere su manera de vivir, necesitamos mostrar primeramente nuestra vida transformada. Si es necesario que el amor brille en nuestro corazón, si proclamamos que la alegría sigue a los que creen en Cristo, necesitamos estampar una sonrisa que no se apaga por motivo alguno.

1 líder

Cristo mismo ordenó que instruyéramos a los demás. Pablo también ordenó. Él dijo a los cristianos que les dijeran a los demás que hacer. Él instruyó a los ancianos para que decidieran que debían enseñar, pero con gentileza y con paciencia. Nosotros que somos pastores debemos ser cuidadosos al enseñar, porque Dios nos hará responsables de que tan fieles hemos sido a Su Palabra Los líderes de la iglesia, como cualquier otro líder, deben ordenar, tomar decisiones y responsabilidad.

Jesús ordenó, y Él instruyó a Sus seguidores y eso nos incluye a nosotros hacer lo mismo: enseñar, dar instrucciones, y estar deseosos de ejercitar la autoridad.

El siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido. Debe reprender tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad.

2 Timoteo 2.24–25 

2 Al Frente

Otra parte del liderazgo bíblico es poner el ejemplo. Jesús dijo en Juan 13:34, “Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros.” Pedro exhortó a algunos de los primeros cristianos que recordaran que “Cristo padeció por nosotros” en 1 Pedro 2:21. Pablo le escribió a los cristianos de Corinto, “Imítenme a mí, como yo imito a Cristo.” en 1 Corintios 11:1 diciéndoles a los creyentes tesalonicenses que había trabajado para ser un modelo que pudieran seguir. Él deliberadamente trabajó para vivir una vida modelo, no perfecta, sino una ejemplar. Pablo ofreció su vida como ejemplo, siendo un líder al frente, para mostrar cómo se debe hacer. Como parte del liderazgo, uno debe ser un ejemplo a seguir.

Pues ustedes mismos saben cómo deben seguir nuestro ejemplo, porque no obramos de manera indisciplinada entre ustedes, ni comimos de balde el pan de nadie, sino que con dificultad y fatiga trabajamos día y noche a fin de no ser carga a ninguno de ustedes. No porque no tengamos derecho a ello, sino para ofrecernos como modelo a ustedes a fin de que sigan nuestro ejemplo.

2 Tesalonicenses 3.7–9 

Entradas Relacionadas