Un Nuevo Liderazgo.

Dios levanta a los líderes.

¿Deseas llegar a ser líder de algo?

Conságrate a Dios, prepárate, aprende de otros líderes, cuando Dios levanta a alguien en el liderazgo, los otros líderes lo reconocen. Pero además la iglesia misma reconoce y valora ese liderazgo y además los frutos espirituales de su liderazgo serán vistos por todos.

No caigas en el pecado de hablar mal de otros líderes y tratar de convencerlos de que tú deberías ocupar ese puesto o estar en ese lugar de liderazgo. “Crecer” tú desprestigiando a otros. Esa es una actitud muy inapropiada de un creyente.
No pidas en oración que Dios te levante en determinado puesto de líder. Esto revela que las intenciones de tu corazón no son santas.
Haz como hizo Josué. Estuvo al lado de un líder escogido por Dios, aprendiendo de él. De sus actitudes, de sus reacciones, de sus palabras. De sus éxitos y fracasos.

“Entonces llamó Moisés a Josué y le dijo en presencia de todo Israel: Sé firme y valiente, porque tú entrarás con este pueblo en la tierra que el Señor ha jurado a sus padres que les daría, y se la darás en heredad”.

Deuteronomio 31:7

Entradas Relacionadas