Somos incapaz de saber si el día de mañana existirá.

Podemos hacer planes, organizar agendas, programar grandes o pequeños proyectos, pero quien determinará todo es Dios.

Eso no quiere decir que no debamos planear, tener objetivos organizados o idealizar proyectos, más bien tener humildad y fe para confiar en el Señor del tiempo. “Si Dios quiere” él cumplirá todo de acuerdo a gracia y voluntad.

¡Aprovecha el día de hoy!

1

Oremos y confiemos en nuestros proyectos y sueños futuros en las manos del Señor.

2

Haz una lista de cosas que te gustaría hacer, aprender o tener antes de que termine tu vida.

3

Vive el presente con Jesús y ten esperanza en el futuro, confiando siempre que Dios hará lo mejor de acuerdo con su propósito perfecto.

No te jactes del día de mañana,

porque no sabes lo que el día traerá.

Proverbios 27: 1

Entradas Relacionadas